Colchones de Látex

Los colchones de látex son muy conocidos en el mercado. Son opciones populares porque se ubican justo en medio del rango de precios entre los colchones más asequibles y los más costosos.

¿Qué son los colchones de látex?

Estos colchones están fabricados con una resina natural que conocemos como Látex. Este material se consigue a partir de la savia de un árbol y tiene una textura suave y esponjosa.

Se fabrican desde hace más de un centenar de años, sin embargo, resultan en piezas que son muy pesados y por lo tanto costosas. No fue sino hasta 1940 cuando se encontró una manera de fabricar un producto viable. La espuma de poliuretano, más conocido como látex sintético, se empezó a utilizar solo o mezclado con el látex natural para obtener colchones baratos y más ligeros.

En la actualidad se pueden conseguir colchones con distinta cantidad de látex natural en ellos. Oscilan proporciones desde 20% hasta 100% látex natural. Cuanto más alto sea el contenido de resina natural, mayor calidad tiene el producto y el precio aumenta en consecuencia.

¿Porqué usaría un colchón de látex?

Este tipo de colchones son muy cómodos. Tienen una firmeza de media alta, según su composición, y aplican poca presión sobre el cuerpo. Es ideal para personas con problemas físicos como masa muscular reducida, dado que con estos colchones consiguen un soporte más uniforme y evitan molestias que de otro modo enfrentarían.

Otra posibilidad es simplemente un mejor descanso. El látex es bastante suave, se adapta a la forma del cuerpo y es un material con buena capacidad de transpiración si el diseño es el apropiado. Para personas de edad avanzada es una buena opción. Son confortables, duran muchos años y tienen un precio bastante accesible.

Si fuera necesario un soporte diferente o las condiciones ambientales pudieran dar problemas por razones de temperatura o humedad, entonces probablemente sería mejor optar por un colchón de muelles ensacados.

¿Qué cuidados debería tener con mi colchón?

Se comenta en muchos lugares que los colchones de látex son anti-ácaros. Esto no es del todo cierto. Los ácaros evitan el látex porque no les resulta un buen material para anidar, sin embargo, el acolchado y capas extra que tenga el colchón aún pueden ser un buen reservorio para estos animales. Las telas que recubren el colchón pueden acumular humedad y piel muerta, que es lo que mantiene a los ácaros alimentados, así que esta afirmación es falsa.

Es importante mantener una buena ventilación. El látex se degrada a un ritmo más rápido cuando la humedad aumenta, y cuanta más resina natural tenga el compuesto, más rápido decae el material. Un colchón con alto contenido de resina sintética es más estable y dura más, pero también es más caluroso en verano. Hay que elegir con cuidado.

Finalmente, aunque no existen antecedentes, un colchón de látex podría ser muy perjudicial para una persona que es alérgica a este material. Al degradarse el compuesto libera partículas al aire que fácilmente podrían aspirarse y desencadenar una reacción alérgica. Nunca ha sucedido, pero la posibilidad existe.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media / 5. Recuento de votos:

Como has encontrado útil esta publicación ...

¡Síguenos en las redes sociales!

Lamentamos que esta publicación no haya sido útil para usted!

¡Mejoremos este post!